Turner, la muestra del año

(M) MUESTRAS

J. M. W. TURNER. ACUARELAS

Lugar: Museo Nacional de Bellas Artes, Av. Del Libertador 1473.
Fecha: hasta el 17 de febrero de 2019.
Horario: martes a viernes, de 11 a 20; sábados y domingos, de 10 a 20.
Entrada: $100; martes, gratis; miércoles a domingos de 19 a 20, gratis.

Inaugurada esta semana en el Museo Nacional de Bellas Artes, J. M. W. Turner. Acuarelas, es probablemente la muestra más importante del año en la Argentina. La exposición, que por primera vez ofrece un conjunto de obras del artista en Latinoamérica, revela la importancia de las acuarelas en la vida y obra de Joseph Mallord William Turner (1775-1851), y brinda un panorama general de toda su producción.Puede visitarse hasta el 17 de febrero del año próximo, presenta 85 trabajos realizados en papel por el gran pintor inglés, pertenecientes a la Tate Collection, de Londres.
“Íntimas, expresivas y experimentales, las obras ofrecen una aproximación única al pensamiento, la inventiva y el mundo interior del gran pintor romántico”, afirma David Blayney Brown, curador de la muestra y uno de los más destacados expertos en Turner en el mundo. “Esta selección –añade– permite revisar el progreso del artista, desde su convencional comienzo como topógrafo y dibujante de arquitectura, hasta el abordaje dinámico de una extraordinaria variedad de temas, fundado en la refinada apreciación de la luz, el color y los efectos atmosféricos. Un grupo de estas acuarelas muestra el impacto público de su producción y acompaña estos trabajos más personales, que poseen la misma actualidad que cuando vieron la luz por primera vez”.
Los seis núcleos que organizan la exposición enmarcan las diferentes etapas de la trayectoria creativa del maestro inglés: la obra temprana –realizada a fines del siglo XVIII–, los paisajes ingleses de 1805 a 1815, su producción como artista viajero entre 1815 y 1830, las experimentaciones de luz y color, y sus trabajos de madurez –creados en las décadas de 1830 y 1840–, con las obras más tardías, de tormentas y naufragios, realizadas en sus últimas dos visitas al norte de Francia, en 1845.

De la arquitectura al paisaje: obra temprana
En 1789, Turner comenzó su formación en la Royal Academy, donde en poco tiempo perfeccionó sus estudios sobre el paisaje y la arquitectura. En la institución londinense, la enseñanza se enfocaba en el ideal clásico de la figura humana, pero Turner desarrolló su técnica de dibujo topográfico trabajando con arquitectos. Pronto, adquirió el hábito de emprender excursiones de verano, acompañado de su cuaderno de bocetos, en búsqueda de temas de inspiración para las exhibiciones de la Academia o para satisfacer los encargos que recibía.
Aventurándose cada vez más lejos, año tras año, Turner exploró el sur y el oeste de Inglaterra, el sur de Gales, el espectacular terreno del norte de Inglaterra, Snowdonia, y los Highlands de Escocia. Por entonces, el Imperio británico se encontraba en expansión, pero la guerra con Francia impidió la realización de viajes de ultramar. Como correlato, en esos años, la representación del paisaje, la herencia y la literatura plasmada por los artistas británicos presentaba un elemento patriótico. En simultáneo, Turner comenzó a ser requerido por coleccionistas, como el anticuario Sir Richard Colt Hoare, de Stourhead, y el millonario William Beckford, de Fonthill Abbey.
En 1802, durante un período de paz transitoria, Turner –recientemente elegido miembro de la Royal Academy– pudo abandonar Gran Bretaña por primera vez. Experimentó la magnificencia de los Alpes suizos y estudió las pinturas del Louvre, en París, en especial las obras de Tiziano y Poussin. Estas vivencias le permitieron conocer y dominar los temas y las técnicas de la tradición europea.

La naturaleza y el ideal: Inglaterra ca. 1805-1815
Hasta la derrota de Napoleón, en 1815, la Europa continental fue un destino vedado, por lo que Turner continuó explorando Inglaterra. Sus travesías se vinculan con la composición de Vistas pintorescas de la costa sureña y, luego, con la Historia de Richmondshire. Estos proyectos, que consistían en acuarelas a pedido, tenían por finalidad ser grabados, y su publicación amplió la audiencia del artista.

En 1804, inauguró su propia galería en Londres. Se proponía organizar, cada año, exhibiciones individuales para mostrar obras en papel y óleos. Hacia 1805, vivió un tiempo breve en la campiña, al oeste de Londres, junto al Támesis. En este escenario, salía a navegar y, en ocasiones, pintaba sus acuarelas al aire libre. En 1807, Turner fue nombrado profesor de perspectiva de la Royal Academy. Produjo diagramas de gran formato para ilustrar las conferencias anuales que ofrecía, donde también presentaba sus acuarelas.
Mientras tanto, buscó afianzar su posición intelectual por medio de los dibujos del ambicioso Liber Studiorum (Libro de estudios), publicados entre 1807 y 1819. Sobre la base de dibujos en acuarela, a menudo tomados de sus pinturas al óleo, el Liber exhibía distintas categorías de paisajes, desde los naturalistas hasta los ideales: arquitectónicos, históricos, marinos, montañosos, y aquellos pastorales, donde contrastaba las formas rústicas con las “elevadas”. Un antecedente importante de esta iniciativa fue el Liber Veritatis, grabado a partir de paisajes dibujados por el artista Claude Lorrain, una de las influencias perdurables de Turner.

En casa y en el extranjero: 1815-1830
En tiempos de paz, durante 1817 Turner viajó por Bélgica, Holanda y el área del Rhin en Alemania. A lo largo de los próximos treinta años, emprendió varias excursiones de ultramar por las montañas o siguiendo el curso de los ríos más importantes.

Como si se tratase de un tardío Gran Tour, entre 1819 y 1820, permaneció seis meses en Italia, principalmente en Roma. Allí estudió las grandes construcciones, el arte y las antigüedades. También visitó Nápoles y Venecia. Con frecuencia, el período que pasó en el sur es considerado el momento clave en la carrera de Turner, de un impacto duradero en su particular tratamiento de la luz y el color. En 1828, se instaló una vez más en Roma, donde exhibió los cuadros que había realizado en esa ciudad.

Recibía pedidos de editores continuamente. Con este fin, produjo dibujos para Vistas marinas, y Ríos y Puertos de Inglaterra. Examinó la vida y el carácter nacional en la importante secuencia de Vistas pintorescas de Inglaterra y Gales (cuyos grabados se imprimieron entre 1827 y 1838). En Petworth, la finca en Sussex de su mecenas Lord Egremont, Turner compuso estudios de color intimistas sobre la casa y sus habitantes. Además, trabajó en la última acuarela que exhibió en la Royal Academy, en 1830, que conmemoraba la muerte del presidente de la institución, su amigo Sir Thomas Lawrence.

Luz y color
A partir de la década de 1790, la práctica acuarelista de Turner había incorporado ocasionales estudios de color relativamente minuciosos, trabajados a igual escala que sus dibujos terminados. Suele sostenerse que, incluso entonces, afirmó “no tener un proceso establecido, sino manejar los colores hasta haber expresado las ideas de su mente”. Desde fines de 1810, muchas de estas hojas –denominadas comúnmente “comienzos de color”– fueron conservadas. En general, se trata de bocetos vinculados con composiciones de acuarelas para proyectos como el Keepsake anual o Inglaterra y Gales.
Los estudios de color más libres contrastan con los detallados dibujos de los cuadernos que llevaba con él en sus expediciones, que eran su fuente de inspiración. Rara vez utilizó colores al aire libre porque esa práctica le demandaba demasiado tiempo y dedicación. Los “comienzos” le permitieron reintroducir la luz y el color: combinaban su precisa memoria visual, su imaginación y el inigualable manejo de la técnica.
Debajo de la delicada superficie de las acuarelas acabadas, a menudo se detectan bases de aguada de intensos colores aplicadas con velocidad. Un proceso similar de composición, que exigía diferentes etapas, se vislumbra en sus óleos, que solían quedar sin terminar. El artista los completaba durante los momentos previos a su exhibición en la Royal Academy, cuando realizaba gran cantidad de detalles antes del barnizado final.

Para los espectadores modernos, los “comienzos de color” pueden parecer declaraciones cabales de un cierto estado de ánimo y de la atmósfera visual. Que Turner conservara una gran cantidad de estos trabajos sugiere que él también debió haber disfrutado de la satisfacción estética brindada por sus experimentos personales.

El turista anual: 1830-1840
Desde 1820, Turner viajó por Francia, a lo largo del Sena, y recorrió Bélgica, Luxemburgo y Alemania. Continuó sus excursiones europeas durante la siguiente década, y regresó a Venecia en 1833. Representó los paisajes, pueblos y ciudades con acuarelas y aguadas opacas (gouaches) en papeles tonalizados que llevaba en cantidad, además de los cuadernos de dibujo convencionales que siempre lo acompañaban.
Algunas vistas de este tipo fueron realizadas sobre bocetos en lápiz, que probablemente habían sido dibujados mediante la observación directa. El detalle y el color habrían sido agregados luego, quizá en un hospedaje esa misma noche o tal vez más tarde, ya de regreso en Londres. Sin embargo, es posible encontrar excepciones entre las vistas alpinas de 1836 en Francia, Suiza y el Valle de Aosta, cuando un amigo relató haberlo observado trabajar al aire libre con sus acuarelas.
Junto con vistas similares del río Loira, los temas de Turner sobre el Sena fueron grabados a pequeña escala para los tres libros de viajes promocionados como la “Gira anual de Turner”: Paseos por el Loira y el Sena, que fueron publicados entre 1833 y 1835. Desde 1818, cuando se le encargó por primera vez que interpretara la narrativa del poeta y novelista Sir Walter Scott con minuciosas acuarelas para ediciones comerciales, Turner ilustró numerosas obras, incluyendo poemas de Lord Byron y Samuel Rogers, quienes suponían que la vívida imaginería de Turner propiciaría las ventas.

Maestro y mago: obra tardía
En 1840, una tercera y última estancia en Venecia inspiró un conjunto de acuarelas que mostraban la ciudad a diferentes horas del día y de la noche. En estas obras, la interacción de la luz y los reflejos a través de las aguas del lago disuelve las formas arquitectónicas en aguadas de color límpido. Al referirse a una pintura veneciana al óleo en 1842, un crítico describió a Turner como un “mago”, con “dominio sobre los espíritus de la tierra, el aire, el fuego y el agua”.
Tales combinaciones de la naturaleza y sus reflejos fueron desarrolladas en sus travesías de verano a los Alpes entre 1841 y 1844, a veces con las simplificadas masas montañosas atrapando el atardecer o con el amanecer emergiendo de los lagos. Otras veces, con un remolino girando. Luego de más de medio siglo de trabajo y viajes, cuando se aproximaba a los setenta años de edad, la salud de Turner comenzó a declinar. Realizó dos visitas breves al norte de Francia en 1845 “buscando tormentas y naufragios”.
En sus últimos años, Turner recorrió asiduamente la ciudad inglesa costera de Margate, donde apreciaba el ininterrumpido horizonte del Támesis al desembocar en mar abierto debajo del cielo, al que consideraba “el más adorable de toda Europa”. Varios estudios del sol y de las nubes llevados a cabo allí o en otros sitios por los que viajó prescindieron de las distintivas características costeras. Se transformaron, en cambio, en meditaciones luminosas acerca de la relación entre el observador y el mundo que lo rodea.

Imágenes © Tate, London 2018:

“E l artista y sus admiradoras”, 1827. Acuarela y bodycolour sobre papel, 13,8 x 19 cm.

“Venecia: San Giorgio Maggiore – Temprano de mañana”, 1819. Acuarela sobre papel, 22,3 x 28,7 cm.

“Una Villa. Claro de luna (Una villa en la noche de la Festa di Ballo), para “Italia” de Rogers”,
ca. 1826-1827. Pluma y tinta, grafito y acuarela sobre papel, 24,6 x 30,9 cm. 

“Folkestone desde el mar”, ca. 1822-1824. Acuarela y gouache sobre papel, 48,8 x 68,4 cm.

“Un naufragio, probablemente relacionado con El Faro ‘Longships, Land’s End'”, ca. 1834. Acuarela sobre papel, 33,8 x 49,1 cm.

“Castillo de Sant’Angelo”. Grabado en 1832,  acuarela sobre papel, 17,1 x 21 cm.

El universo creativo de Carlos Saura

El universo creativo de Carlos Saura en ArtexArte (M) MUESTRAS Carlos Saura - Imágenes & ausencias Lugar: artexarte - Fundación Alfonso y

Luz de noche en la Fotogalería Banco Ciudad del San Martín

Luz de noche en la FotoGalería Banco Ciudad del San Martín (M) MUESTRAS LUZ DE NOCHE Lugar: Fotogalería Banco Ciudad del Teatro

En Proa21, la muestra de Lucio Dorr que no vimos en Bellas Artes

En PROA21, la muestra de Lucio Dorr que no vimos en Bellas Artes (M) MUESTRAS LUCIO DORR-COLECCIÓN DE COLECCIONES Lugar: PROA21, Av.

2018-12-29T03:59:43+00:00