Duermevela

Aun en esta era de lo digital en la que poco a poco -y a veces no tanto- todo va perdiendo cuerpo y se desmaterializa, un libro es ante todo un objeto. Duermevela, el libro de Eduardo Longoni publicado por Ediciones ArtexArte de la Fundación Alfonso y Luz Castillo, es un bello objeto. Con diseño de Juan Manuel Fiuza, tapa dura de cartón en la que hay una foto de la hija del autor que parece una polaroid, el libro tiene aspecto artesanal, algo de libreta personal, de cuaderno de anotaciones, de diario íntimo.
“Soy fotógrafo…”, dice Longoni en la primera página casi disculpándose, anticipándose a eventuales objeciones a su incursión en la escritura. Y luego sintetiza con precisión en una frase lo que el lector encontrará en las siguientes páginas del libro: “Imágenes que esta vez se convirtieron en letras…”
Los textos son exactamente eso: imágenes escritas. Apuntes, reflexiones, descripciones de lugares o momentos significativos en la vida del autor, semblanzas de sus personas queridas… Son, dice Longoni, “textos sin pretensiones”. Unos pocos escritos a mano, la mayoría con apariencia de mecanografiados, se suceden en el libro impresos sobre fotos, sobre hojas escolares, sobre papeles viejos o artesanales y se alternan con algunas fotos que funcionan más como elementos gráficos o de diseño que como fotografías. Así, el libro tiene algo que lo emparenta con esa caja de zapatos que guarda viejas fotos familiares, cartas, postales, papeles, recuerdos, que cada tanto se abre y se revisa con nostalgia.
“Los textos surgieron de manera anárquica -comentó el autor en una entrevista-. Un día escribía sobre mi abuela, otro sobre un recuerdo en las playas de mi infancia, alguna reflexión sobre la luz y la fotografía. No hubo ningún orden, ningún plan. Los que fueron surgiendo de forma más metódica son los de la cuarentena más dura, en el otoño-invierno del 2020”.

Duermevela (112 páginas, $ 2.500) se consigue en las tiendas online de ArtexArte y Fotolibro Rodante o en Mercado Libre.

Eduardo Longoni

Después de cursar tres años de Licenciatura en Historia en la UBA, Eduardo Longoni (Buenos Aires, 1959), empezó su actividad profesional en la Agencia Noticias Argentinas, donde llegó a ser editor. Durante 25 años se desempeñó como editor de fotografía y fotógrafo en el diario Clarín. Sus fotos, sobre todo las referidas a la violencia de la última dictadura argentina, son reconocidas en todo el mundo. Cofundador en 1981 de la prestigiosa muestra El Periodismo Gráfico Argentino, recibió entre otros premios la Medalla de bronce en el Interpress Photo de Moscú (1985), varios premios de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) y es Personalidad Destacada de la Cultura por la Legislatura porteña. Entre otros libros de fotos, publicó Imágenes apuntadas, Destiempos, Violencias y Sitios infinitos.

2022-02-15T18:35:44+00:00