Aleksandr Ródchenko, una revolución en el ojo

(M) MUESTRAS

Aleksandr Ródchenko. Fotografías de la Vkhutemas.

24.08.18

Lugar: CCK
Fecha: Hasta el 30 de septiembre
Horario: miércoles a domingos y feriados, de 13 a 20
Entrada: gratis

Podría pensarse como una paradoja o como lo contrario: en las primeras décadas del siglo veinte Aleksandr Ródchenko revolucionó la fotografía, pero no era fotógrafo. Al menos, en sentido estricto. Más bien, Ródchenko era un artista que utilizaba la fotografía como una herramienta más de su trabajo.
Lo anterior puede verse con claridad en el centenar de imágenes que integran la extraordinaria muestra Aleksandr Ródchenko, Fotografías de la VKhUTEMAS que hace días se inauguró en el CCK y que es sin duda el corazón de la nueva edición del festival que cumple 30 años: Encuentros abiertos – Festival de la Luz.
Con la intención de destacar esa entidad de artista de Ródchenko que excede largamente los límites de una discplina, la foto de una figura humana a contraluz en una escalera de emergencia –cercana a la abstracción geométrica por su composición y por el punto de vista del autor– es la que eligió la curadora Irina Chmyreva para abrir la muestra en el CCK. Con esa imagen literalmente se topa el espectador al ingresar en la exposición. En ese contrapicado –un ángulo recurrente en las imágenes del artista ruso– es posible ver sintetizadas algunas ideas centrales con las que Ródchenko se proponía revolucionar no sólo la fotografía sino la mirada de la realidad. En 1928, tres años después de esa imagen, escribía el mismo Ródchenko en la revista Novy Lef (Nueva izquierda): “Los pintores han estado reproduciendo árboles vistos desde el ombligo durante siglos; y, tras ellos, los fotógrafos. Cuando yo muestro un árbol fotografiado de abajo hacia arriba, que resulta similar a un objeto industrial, a una chimenea, estoy produciendo una revolución en el ojo del pequeñoburgués y del viejo amante del paisaje.” Tanto era lo que se proponía con sus fotografías: una revolución en el ojo.

A esa revolución parece referirse el retrato de Osip Brik poeta futurista y crítico de arte amigo de Ródchenko: el cristal derecho de sus lentes está pintado –por su mujer, Varvara Stepánova– con el nombre de la revista Lef, de la cual la imagen fue tapa.
No sólo con la fotografía: Ródchenko, uno de los fundadores del constructivismo, quiso transformar la vida y la mirada en la nueva sociedad también con la pintura, con el cine, con el diseño, y con su enseñanza en la VKhUTEMAS, la escuela estatal de arte y técnica que Lenin creó en 1920 y que se conoció como la “Bauhaus rusa” (de ahí, quizá, cierta afinidad con las composiciones del argentino Horacio Coppola, que estudió en Berlín en el Departamento de Fotografía de la Bauhaus).
Las 103 obras de la muestra (99 fotos y cuatro piezas gráficas) correponden a ese período de diez años y todas las fotos fueron copiadas con impecable calidad a partir de negativos revelados por el autor. Incluyen escenas urbanas y fabriles, imágenes de la vida cotidiana, escenas deportivas y estudiantiles y familiares. Pero hay un eje que atraviesa esa diversidad: la mirada sobre la transformación y la construcción de la nueva sociedad. Cuando fotografía Moscú, Ródchenko está atento a sus cambios vertiginosos, como si sus ángulos cenitales, picados y contrapicados, las diagonales que atraviesan sus composiciones pudieran no sólo registrar sino también acelerar esos cambios. Cuando es posible, pone de relieve el contraste entre lo nuevo y lo viejo, como en “Asflato, peatones”, una toma cenital de 1928 en la que se ven los adoquines de la “vieja” Moscú y el asfalto de la “nueva”. O la bella imagen –también con un ángulo cenital– de un almuerzo compartido no por un tradicional grupo familiar sino por media docena de trabajadores.
Aún las imágenes más íntimas, como los retratos de su madre o de su esposa, la artista Varvara Stepánova, son una muestra de los cambios que sacudían la vida de los rusos. El de la madre muestra a la mujer en un plano cerrado –inusual para la época–, concentrada en la lectura del Pravda, el diario soviético –visible sólo en otra versión de la foto, un encuadre más amplio que toma todo el fotograma– quizá tratando de entender los vientos que agitaban sin cesar su vida y la de todos. La imagen es especialmente conmovedora porque registra a la vez el interés y el esfuerzo de la madre y el reconocimiento de ese esfuerzo por parte de su hijo. Hay un vínculo indestructible que los une en ese retrato. También en la fotografía de Stepánova –de una intimidad sin límite en la mirada amorosa y en la sonrisa cómplice– se advierten cambios sociales profundos, en este caso referidos a la situación de la mujer durante los primeros años de la Unión Soviética. Lejos del glamoroso o provocativo gesto de rebeldía que implicaba en esa época la imagen de una mujer joven fumando en cualquier país de Europa, Stepánova sostiene entre los dedos con absoluta naturalidad un cigarrillo que parece armado por ella misma. La situación de las mujeres en esos años de Moscú –comentó la curadora Irina Chmyreva durante una recorrida previa a la inauguración– no difería prácticamente en ningún aspecto de la de los hombres.

La capacidad de Ródchenko para capturar con su mirada y su cámara los cambios que buscaban la creación de una nueva realidad parecía más allá, incluso, de sus intenciones y su voluntad. En palabras de Aleksandr Lavrentiev, uno de los curadores de la exhibición, el secreto poder de atracción de sus imágenes reside en su síntesis. “El artista –dice– llega a la síntesis de una nueva técnica, que integra realismo, autenticidad y energía de la visión, y que se transmite con una composición intensa, precisa, siempre única y diferente: la síntesis entre lo planeado y lo azaroso”.
Tal vez lo más conmovedor de recorrer esta muestra sea la perplejidad que produce la dimensión del fracaso, el hecho de que todo lo que prometían esas imágenes ha desaparecido.

Fuente: Revista Ñ, Eduardo Villar

Queremos tanto a Federico

Queremos tanto a Federico (M) MUESTRAS FEDERICO... DONDE ESTÉS Lugar: ArtexArte, Lavalleja 1062, CABA Fecha: hasta el 26 de noviembre Horario: martes

Alejandro Del Conte

Imágenes y memoria rescatadas de un volquete (M) MUESTRAS ALEJANDRO C. DEL CONTE: MEMORIAS DE UN SOÑADOR Lugar: Arte x Arte, Lavalleja 1062,

El mundo inalcanzable de Emilia Gutiérrez

El mundo inalcanzable de Emilia Gutiérrez (M) MUESTRAS EMILIA GUTIÉRREZ. DIBUJOS Lugar: Vasari, Esmeralda 1357, tel.  4327 0664 / 4328 5237 Fecha:

2018-08-30T12:45:10+00:00